Adriana Blanco | ¡Cárgate de buena energía utilizando los cuatro elementos!
1739
post-template-default,single,single-post,postid-1739,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¡Cárgate de buena energía utilizando los cuatro elementos!

La buena energía es el combustible que alimenta nuestra vida positiva: la necesitamos para estar bien con nosotros mismos y con los demás. Y no sólo es energía nuestro cuerpo físico, también los son nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, así como las cosas que nos rodean: el aire que respiramos, la silla en la que nos sentamos, las personas que nos rodean, las mascotas, el dinero que circula en nuestras manos, etc. Todo es energía.

Esa energía que está afuera también afecta la vibración de nuestra luz y obviamente, la nuestra toca y modifica lo exterior a nosotros.

En definitiva, la energía positiva nos hace sentir felices, exultantes, nos provoca ganas de probar cosas nuevas, de conocer personas, de realizar nuestras tareas de manera alegre y liviana. Por el contrario, la energía negativa nos deja en un estado de apatía, enojo, cansancio, malhumor y queja.

Quizás has sentido como algunas personas nos absorben la energía. Tan sólo cruzarnos con ellas nos modifican la frecuencia de nuestra vibración interna y nos descargan completamente. Sin embargo, también están aquellas personas que nos cambian nuestra vibración, pero de una forma positiva y luminosa y es con ellas con las que debemos alinearnos.

Consejos para cargarse de buena energía usando los 4 elementos

#1 Tierra

Sal de casa, ve a un parque y conéctate con la naturaleza. La presencia de plantas, tierra, troncos, pasto, aunque sea mínimo, son necesarios para realizar la descarga a tierra de nuestra energía negativa. Si tienes la suerte de vivir junto al mar, el contacto de los pies con la arena, el agua del océano, es suficiente para que se equilibren los radicales libres, con energía positiva. Al absorber del suelo los electrones con carga negativa, se equilibra el flujo de energía del cuerpo.

#2 Agua

Los objetos y los elementos de la naturaleza también tienen la capacidad de cambiar nuestra vibración interna. El agua es la fuente de la vida. No sólo debemos ingerirla, sino también liberarla. Y liberarla en forma de sudor es una de las maneras de cargarnos de energía. Mover el cuerpo hace que nuestras glándulas liberen endorfinas y que también nos afecte energéticamente. Cuando ejercitamos el cuerpo, movemos nuestra energía, nuestro chi. El chi es la “fuerza vital” o “flujo de la energía” para la medicina china. Para la acupuntura y otras terapias holísticas, es fundamental mantener al chi fluyendo para desbloquear los puntos donde la energía se traba.

#3 Fuego

Se puede realizar una limpieza energética quemando incienso, una ramita de palo santo o sándalo. Se debe encender y luego realizar círculos alrededor de nuestro cuerpo. Este sencillo movimiento es el equivalente energético a abrir las ventanas y dejar salir el aire estancado de la casa. El ritual del humo es un agente de limpieza que clarifica tu campo energético. Se disuelve la pesadez del cuerpo así como también limpia los chakras.

#4 Aire

El trabajo respiratorio es uno de los mejores para cargar de energía buena nuestro organismo. Si realizamos estos ejercicios por la mañana, nos insuflarán de energía para comenzar un día positivo. Por la noche, tienen la capacidad de liberar la tensión del día.

Pranayama o “Aliento o respiración de Fuego” en yoga:

Siéntate de manera confortable con las piernas cruzadas y una mano en el estómago. Inhala, luego exhala por completo. Inhala profundamente otra vez y libera el aire con cortos resoplidos por la nariz contrayendo los abdominales rápidamente. Hazlo unas ocho o diez veces. Es como si alguien estuviera presionando tu estómago.


Todos estamos hechos de energía y dónde enfocamos nuestra atención, ahí estamos enfocando nuestra energía y eso es lo que haremos que crezca. El dinero también es energía: una energía que fluye constantemente. Cuando hay pensamientos limitantes y de escasez ante nuestras posibilidades económicas, estamos bloqueando ese flujo de energía sin ni siquiera permitirnos ver si era posible conseguir lo que necesitábamos o queríamos en ese momento.

Si empiezas a dejarlo fluir, podrás ahorrar y contar con un fondo de ahorro para atender las emergencias que te va a permitir afrontar con tranquilidad esos momentos que habitualmente no están contemplados en un presupuesto.

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial. Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes. ¡Abre la puerta y deja entrar todo lo que la prosperidad tiene para ti!

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Soy Espiritual

No Comments

Post A Comment