Adriana Blanco | Carta de abundancia, amor y plenitud a los Reyes Magos
1762
post-template-default,single,single-post,postid-1762,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Carta de abundancia, amor y plenitud a los Reyes Magos

Los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, al enterarse del nacimiento del niño Jesús decidieron hacer un largo viaje para visitarlo y adorarlo. La estrella de Belén los guió desde el Oriente y cuando llegaron ante él, lo encontraron en brazos de su madre, la virgen María, se hincaron y cada uno le entregó un regalo de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

La tradición popular de la religión tiene la costumbre de asignar el mágico día de Reyes solamente a los niños, pero este día también es para los adultos. Los reyes celestiales o llamados también, los maestros del dharma, en la noche de reyes están dispuestos a escuchar nuestras necesidades y premiarnos por el bien que hemos hecho a lo largo del año. Eso si, nos concederán lo que realmente necesitemos y  no nuestros antojos.

Cada uno de los regalos simboliza un paso y una cualidad:

MIRRA, para el Ser Humano

Este don, que ofreció Baltasar, simboliza lo más denso del ser humano, el cuerpo físico. Antiguamente se utilizaba mirra para embalsamar y purificar espiritualmente a los muertos.

INCIENSO, para un Dios

El Rey Gaspar regaló a Jesús incienso, una sustancia que tiene el poder de elevar los pensamientos y los sentimientos.

ORO, para un Rey

Melchor le regaló oro, el metal más precioso por excelencia, al que se relaciona con la inteligencia, pero también con el poder terrenal.

Estos son dos rituales para hacer un día mágico que te ayudarán a transformar todos tus deseos en realidades.

Busca tu estrella guía

En la noche de Reyes busca un espacio abierto para realizar una ceremonia de iluminación. Antes en tu casa deberás prender tres velas blancas y dejarlas que se consuman mientras tú te encuentres en cielo abierto.

Busca una estrella, siéntate sobre el piso con los pies descalzos, siente cómo todo tu cuerpo se conecta con la tierra, sintiéndote parte de ella.

Luego mirando hacia tu estrella, percibe cómo también esa estrella es parte de ti. Es ella quien iluminará tu camino a partir de ese momento, la que te hará ver los obstáculos para que puedas superarlos.

Sigue observando la estrella, visualiza un camino por donde te diriges -hacia una meta o propósito a conseguir- y enfoca el objetivo al final del camino. Siente como la luz entra por tus ojos y se introduce en tu cuerpo. Haz que esa luz recorra por todo tu interior, observando cada parte de tu cuerpo, como iluminado por una luz intensa. Cuando lo haya recorridos todo, siente cómo llega a tu alma. En ese momento deberás recitar esta oración:

“Estrella que iluminas más allá de lo que yo puedo ver,
entra en mi para que me puedas guiarme por el camino
más corto y fácil hacia lo que necesito y deseo.”

Luego ve a tu casa y permanece frente a la luz de las velas concentrado/a en tus peticiones. Cuando se hayan terminado de consumir las velas guarda en tres paquetitos los restos de cada vela, y a cada paquete coloca el nombre de Melchor, Gaspar y Baltasar para luego guardarlo junto a tu ropa.

Todos los meses hasta el próximo Día de Reyes, dirígete a cielo abierto para buscar tu estrella guía, sosteniendo en tus manos los paquetes de los tres Reyes Magos. En cada una de estas oportunidades se concentrará en tu estrella y te dará gracias por su iluminación. Al año siguiente podrás elegir otro astro y realizar una ceremonia de iluminación para otro de tus deseos.

Ritual del papel en blanco

Empezamos este ritual escribiendo en un papel blanco (sin rayas ni cuadros), con tinta (que no sea negra) todo aquello que queremos ver cumplido en nuestra vida, como un trabajo, abundancia en nuestras finanzas, una casa, etc. Sobre el folio echamos unas gotas de esencia de jazmín y encendemos un incienso de mirra. También se precisan tres velas: una roja, otra verde y otra amarilla en honor a los Reyes Magos.

A continuación, mezclamos los deseos escritos con la esencia de jazmín, encendemos el incienso y las velas. Deberás echar las cenizas del incienso, una vez consumido, sobre el papel y dejaremos que las velas se consuman.

Si esa noche sueñas con algo de lo que se ha pedido, es señal de que ya se ha concedido el deseo o de que se está realizando. Estos regalos están a nuestra disposición y llegan por el camino del tiempo.

Pidamos a los Reyes Magos tener una vida de prosperidad continua aprovechando los retos e integrando los aprendizajes para compartirlos con riqueza y abundancia.

No Comments

Post A Comment