Adriana Blanco | La pobreza nace en el hogar
1873
post-template-default,single,single-post,postid-1873,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La pobreza nace en el hogar

En muchísimos hogares los más pequeños de casa crecen escuchando frases como:

“el dinero es sucio y es la causa de todos los males”
“el dinero no es importante”
“No tengo”
“No me alcanza”
“¿Crees que voy al baño a fabricar dinero?”
“El dinero no crece en los árboles”
“Ya todo está escrito, es el destino”
“Somos pobres, pero honrados”

No nos damos cuenta pero hemos crecido y crecemos alimentando la pobreza. Sino observa los techos de las casas de mucha gente. Los techos son almacenes de cosas viejas. Guardan “por si acaso” cosas viejas que ya no usan. La palabra “por si acaso” siempre refleja escasez.

El pensamiento de abundancia

En el pensamiento de abundancia creemos que, si no nos deshacemos de lo viejo, no tendremos espacio para lo nuevo. A menudo conocemos a muchas personas decir frases como: “es que vengo de una familia humilde”, “es que soy de bajos recursos”, “es que yo no he tenido oportunidades”, etc.

Lo que debes hacer es reprogramar tu mente:

Puedes venir de una familia humilde, pero no de una familia mediocre. Puedes haber crecido usando cosas de segunda, pero tú eres de primera.

El mundo tiene su dinero y está esperando que tú lo reclames. Eso sí, debes ser consciente de esto:

La persona adulta jamás ganará como rico si muy en el fondo durante su niñez le hicieron sentir que el dinero es la causa de todos los males.

No puedes ser millonario si, muy en el fondo, tienes la ORDEN MENTAL para contentarte con “ganar lo necesario para vivir tranquilo”.

Hay personas que decretan y decretan, sueñan y sueñan, pero el bolsillo sigue flaco. Leen libros y no progresan. Se capacitan, y no avanzan. Desean, pero de ahí no pasan…

¿Cómo podemos eliminar la pobreza de nuestra vida?

Para eliminar la pobreza tenemos que eliminar la raíz. Tenemos que seguir el rastro a nuestra escasez. Queremos a nuestros padres, pero vamos a cambiar nuestra historia financiera: nosotros vamos a educar a hijos ganadores. Nosotros somos ricos. Somos una nueva generación de soñadores y estamos aquí para ganar en grande, por lo que:

→La abundancia no es tener, es SER.

→Nosotros somos más grandes que cualquier deuda.

→A nosotros en ocasiones nos puede faltar dinero, pero no vamos a pelear por ello. No vamos a sufrir por dinero. El dinero no nos domina, sino al revés.

→Nosotros estamos cambiando nuestro vocabulario: en lugar de decir “no tengo”, decimos “estoy sin liquidez”.

Recuerda esto: la persona habla de lo que hay en su corazón. Si hablas de riquezas, te harás rico. Si hablas de pobreza, serás pobre. Las palabras son decretos: habla de éxito y tendrás éxito.

Decía el Maestro Napoleón Hill: “Se ha extraído más oro de la mente humana, que de la Tierra”


El Universo está lleno de abundancia y está esperando para darte lo que es tuyo. Toma esfuerzo y mucha práctica para cambiar tu pobreza en abundancia, pero vale la pena porque es lo que te mereces.

¿Estamos listos para empezar a manifestar todo aquello que deseamos ver en nuestra vida?

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial. Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes. ¡Abre la puerta y deja entrar todo lo que la prosperidad tiene para ti!

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Juan Carlos Toche

No Comments

Post A Comment