Adriana Blanco | Secuelas psicológicas tras vivir un sismo
1444
post-template-default,single,single-post,postid-1444,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Secuelas psicológicas tras vivir un sismo

Las lluvias torrenciales y las réplicas sísmicas pueden pasar, pero muchas personas en México seguirán sintiendo el impacto de los huracanes y de los sismos, de formas dramáticas e invisibles, según expertos. El sentimiento de pérdida, la psicosis colectiva y el estrés postraumático son algunas de las consecuencias.

Hace exactamente 32 años México quedó marcado por una cicatriz muy profunda que volvió a sentirse con el sismo o temblor de este 19 de septiembre de 2017 de 7.1 en la escala de Richter, que sacudió diversos puntos del país y ha vuelto a generar una gran tragedia.

El terremoto de 8.1 grados que se vivió en México en 1985 dejó secuelas psicológicas difíciles de superar: perder a uno o más seres queridos, perder la casa, quedar atrapado y luchar por sobrevivir debajo de los escombros, perder el trabajo, la tranquilidad, la estabilidad, empezar de cero y reinventarse una vida.

Estos efectos también influyen en el cerebro, al desencadenar diversas  alteraciones psicológicas  en las personas como:

  • Estrés
  • Pánico
  • Crisis nerviosas
  • Agotamiento
  • Angustia
  • Ansiedad
  • Pesadillas
  • Insomnio
  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Dolores y contracturas musculares
  • Flashbacks (recuerdos fotográficos de una escena traumática)

Etapas psicológicas tras un sismo

Ante un desastre natural, las personas  pasan por varias etapas:

*Individualmente se pasa por un estado transitorio de choque psicológico. La duración de esta fase depende de la personalidad del sujeto, sus experiencias previas, su estatus social y cultural.

*A nivel colectivo, la  gente actúa en busca de protección para sí misma, es frecuente que aflore el sentimiento de solidaridad.

*De uno a seis meses después, al hacer un balance de lo vivido, predominan sentimientos de impotencia, depresión, ensimismamiento, resentimiento o sentimiento de culpabilidad por ser superviviente o no damnificado.

*Siete meses a tres años después, se logra la recuperación de la fortaleza. Se asimila la experiencia traumática o aparecen complicaciones psicopatológicas.

¿Qué podemos hacer?

Las recomendaciones de los expertos para manejar los daños psicológicos post-terremoto son:

*Analizar y razonar que se trata de un evento natural

*Evitar el estrés y pensar lo más claramente posible para saber cómo actuar

*Tomar las precauciones necesarias y recomendaciones de las autoridades

*Si después de una semana la persona continúa presentando miedo, insomnio y mucho estrés, lo recomendable es que acuda con un experto en salud emocional -psicólogo o psiquiatra-, para que le ofrezcan una orientación más clara y poder afrontar este acontecimiento en su vida.

Recuerda que la ayuda médica es básica para superar cualquier situación difícil en tu vida.

No Comments

Post A Comment