Adriana Blanco | Seis preguntas que debes hacerte antes de emprender un negocio
1429
post-template-default,single,single-post,postid-1429,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Seis preguntas que debes hacerte antes de emprender un negocio

Leer todo el tiempo sobre casos de éxito en el que una persona común dejó su empleo para convertirse en empresario suena “realmente atractivo”, incluso podría decirse que es un sueño convertido en realidad, porque ¿a quién no le gustaría ser su propio jefe?

Pero una vez que terminas de analizar las posibilidades y estás a punto de decir ¡lo voy a hacer! Saltan a la mente las preguntas y los temores. Y es que la principal razón por la que la gente no renuncia es por el miedo a lo incierto, a saber si funcionará o no.

Expertos como Sean Ogle, quien dejó su trabajo para vivir en Tailandia y dirigir su firma de consultoría web, entienden a la perfección que nadie tiene la certeza de lo que pasará y es sumamente complicado sacrificar la seguridad que se tiene.

Pero, ¿cómo saber que es el momento ideal para dar el salto? Aquí te doy seis preguntas cruciales que te ayudarán a saber qué hacer antes de renunciar y emprender.

#1 ¿Quieres emprender sólo porque odias tu trabajo?

La mayoría de las personas que quieren emprender es porque odian a sus jefes, más que a su trabajo. No obstante, debes tener claro lo que quieres. Por ejemplo, desarrollar un plan de negocios puede ayudarte a evitar tomar decisiones impulsivas. Además de querer renunciar, debes tener una idea de negocio viable y un plan de marketing y de operaciones. En lo que trabajas en tu plan, conserva tu trabajo y los ingresos el mayor tiempo posible.

#2 ¿Estás dispuesto a cambiar tu rutina?

Ser dueño (literal) de tu tiempo tiene sus pros y contras. Por un lado puede ser genial ya que decides cuánto dedicas a trabajar y hacer las cosas que te gustan y que antes no podías. Pero la realidad es que ser tu dueño y tu empleado requiere el doble de tu tiempo.

Algunos recomiendan crear un calendario a seguir, al igual que lo haces en un empleo. La disciplina es vital para conseguir el éxito. Por ello, debes tomar en cuenta que tú decides cuánto quieres crecer y en esa misma proporción deberás invertir en tiempo.

#3 ¿Tienes el capital suficiente para mantener tu negocio?

La falta de dinero es el punto de quiebre para seguir o abandonar tu sueño. Es indispensable que hagas proyecciones realistas como parte de tu plan de negocios antes de decidir si puedes o no solventar tus gastos.

Cuida los imprevistos. Cuando inicias un negocio generalmente no tienes contemplado los gastos imprevistos, o al menos no todos. Es importante considerarlos dentro de la proyección, debido a que es probable que tu negocio no sea rentable los primeros tres o cinco años, por lo que debes ser realista al definir cuánto tiempo puedes mantenerte financieramente.

#4 ¿En qué si soy bueno y qué me falla?

Nadie mejor que tú sabe tus fortalezas y debilidades, y seamos honestos, ¿tiene algún caso engañarnos a nosotros mismos de que eres desorganizado o que las finanzas no son tu fuerte? ¿Qué decir de la programación o cuestiones de redes sociales? Amas tu proyecto pero eso no te convierte experto o todólogo de la noche a la mañana.

¡Pero tómalo con calma! Conocerte al 100% en qué fallas y en qué eres bueno es una ventaja. Si lo ves en perspectiva tus flaquezas te obligarán a que investigues, te adentres en el tema y en determinado te conviertas en un experto.

Se vale pedir ayuda. La práctica hace al maestro, sí pero también seamos razonables hay cosas en las que de verdad por más que nos esforcemos no somos tan buenos como quisiéramos. Para eso se puede pedir ayuda a quienes son mejores que nosotros. Se vale y muy probablemente esa asesoría te ayudará a poder enfocarte en otras áreas que sí eres todo un master.

#5 Busca una red de apoyo

Emprender es una decisión de vida para muchos. Pongámoslo así, es como un matrimonio, nadie empieza algo esperando que acabe. Pues es lo mismo en este caso, y debes empeñar todas tus fuerzas, mente y corazón para que esto funcione.

Para facilitarte esta transición, comparte tus planes de emprendedor con los miembros de tu familia y amigos para ver si te apoyarán en las dificultades de emprender. Sé muy explícito con los riesgos, ya que cuando una persona emprende, todos en la familia son afectados.

#6 ¿Debo pensar en un Plan B?

Aunque en el punto anterior consideramos que nunca debes iniciar pensando en el fracaso también hemos mencionado la importancia del riesgo y de ser realistas.

Contar con un plan de respaldo te ayudará a evitar quedar expuesto si las cosas no salen como esperas. Piensa si hay algo que puedas hacer a medio tiempo en caso de necesitar generar dinero de otras fuentes o si, por el otro lado, debas buscar otro empleo de tiempo completo si tu idea no funciona.

Para mantener abiertas tus opciones, puedes seguir en contacto con reclutadores, jefes anteriores y contactos de networking.


Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

No Comments

Post A Comment