Adriana Blanco | Trucos para aprender a dejar de aplazar las tareas
1199
post-template-default,single,single-post,postid-1199,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Trucos para aprender a dejar de aplazar las tareas

Entre los retos más difíciles que enfrentan muchos emprendedores es la renuencia a dar el primer paso en un proyecto, y después, el hecho de arrastrar las cosas demasiado tiempo. La falta de motivación puede dejarnos atrapados y hacernos sentir incapaces de iniciar los proyectos que nos hemos propuesto… y ya ni hablemos de terminarlos.

La procrastinación o el aplazamiento de pendientes es familiar para todos y todos en algún momento lo hemos hecho. Dejamos de hacer tareas que requieren de nuestra mayor atención por otras más placenteras. Es decir, llegar a la oficina y antes de empezar a trabajar revisar nuestro Facebook personal, o bien chatear con tu pareja, amigos, etc. Se resumiría en “hacer de todo menos lo que toca”.

¿Qué podemos hacer para dejar de procastinar?

Existen muchas causas detrás de este comportamiento: desde ser muy perfeccionista pasando por una falta de confianza en uno mismo. El motivo por el cuál aplazas tus tareas no importa: utiliza estos sencillos consejos para resolver este problema y terminar con tus tareas a tiempo.

#1 Haz una sola cosa

Una de las principales causas de la procrastinación es que las tareas grandes parecen abrumadoras. Para evitar esto, divide las tareas grandes en partes más pequeñas y manejables, y concéntrate en una a la vez.

Tal como escribió Gary Keller en su libro The One Thing (La única cosa): aquellos que se concentran en una sola cosa son quienes avanzan en este mundo. Si queremos evitar sentirnos abrumados, debemos dividir nuestros objetivos y proyectos. Sin importar qué tan grande sea un proyecto, éste siempre puede dividirse en partes más pequeñas que nos permitan comenzar a trabajar en una secuencia lógica.

#2 Fija plazos

Los plazos, ya sean autoimpuestos o establecidos por clientes o socios, nos comprometen a finalizar las tareas. Una meta fija siempre hace que el trabajo sea más fácil de terminar. Cuando no tenemos una fecha de entrega definida, las tareas suelen ser menos concretas en nuestras mentes. Esta falta de claridad es una gran aliada de la distracción.

#3 “Terminado” es mejor que “perfecto”

Buscar la perfección ha significado la muerte de muchas ideas brillantes, libros, productos y negocios. Es fundamental que nos esforcemos siempre por dar lo mejor, pero como emprendedores, también debemos entregar resultados. Trabaja para terminar 80 por ciento de tus tareas, y después esfuérzate en mejorarlas.

Entre más tiempo miremos una página en blanco o un pizarrón, más difícil será aterrizar una tarea en nuestra mente. Entre más tiempo nos tardemos en comenzar, nuestro diálogo interno nos boicoteará con mayor fuerza. Y, si esto sucede, será más difícil completar una tarea.

#4 Toma un paseo sin pensar

Esto puede parecer contraproducente, pero está demostrado que dejar de darle vueltas a un asunto puede ayudar a completarlo más rápido. Según numerosos estudios, las personas tienden a desempeñarse mejor mentalmente después de realizar ejercicio ligero. Sin embargo, estos beneficios tienden a disminuir cuando la actividad es intensa.

A veces, lo más productivo que puedes hacer es dejar tu escritorio, salir y simplemente caminar. Camina y deja que tu mente descanse sin pensar en los pendientes. Darle vueltas a una sola idea puede causar ansiedad y agobio. Por el contrario, tomar un descanso te permitirá romper el círculo vicioso de la procrastinación y acercarte a tus metas.

#5 Ponte a trabajar

Stephen King es uno de los autores más exitosos de nuestro tiempo, y también uno de los que más trabaja. Dice: “los aficionados se sientan y esperan a que les llegue la inspiración; el resto de nosotros, simplemente nos levantamos y vamos a trabajar”.

#6 ¡No olvides tu recompensa!

La motivación es una parte importante para vencer la procrastinación, así que no olvides recompensar tus esfuerzos. Una taza de tu café o té favorito, ver un capítulo de tu serie preferida o un rato de videojuegos pueden ser una buena forma de consentirte cada vez que logres un objetivo de tu lista.


Sin importar cuántos consejos, trucos o tips encuentres para superar la procrastinación, todos ellos terminarán cuando te sientes y te dispongas a terminar tu trabajo.

También como emprendedor, es momento de enfocar tus metas financieras y yo te asesoro en lograrlas gracias a mi experiencia cómo Agente Patrimonial. Mis servicios, consisten en la asesoría comparativa de planes para el ahorro y la inversión con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme a asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Entrepreneur https://www.entrepreneur.com/article/268339

No Comments

Post A Comment