Adriana Blanco | Una realidad mexicana: llegar a la vejez sin poder jubilarse
1846
post-template-default,single,single-post,postid-1846,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Una realidad mexicana: llegar a la vejez sin poder jubilarse

Llegar a anciano y no percibir una pensión digna (o no recibir nada) es algo normal en México. Muchos adultos mayores nunca consiguen dejar de trabajar o al menos, reducir sus jornadas laborales.

De acuerdo con los datos más recientes de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), solo el 31 por ciento de los mexicanos de 65 años y más cuentan con una pensión contributiva. Es decir, reciben por haber cotizado de alguna manera, principalmente con la seguridad social del país. Las mujeres que cobran este tipo de pensión reciben un promedio mensual de 5.128 pesos (275 dólares) y los hombres perciben un promedio de 6.602 pesos (354 dólares).

Los demás ancianos en México o cobran una ayuda no contributiva pagada por el Gobierno central o por las entidades estatales —un ejemplo es la Pensión para Adultos Mayores de la Secretaría de Desarrollo Social— o no reciben nada. Los datos señalan que un 49 por ciento de los adultos mayores reciben una pensión no contributiva, pero estos beneficios tienen un valor bastante inferior: las mujeres captan un promedio de 611 pesos y los hombres 608, lo que supone unos 32 dólares.

La reducida protección social para la tercera edad conlleva a que un gran número de mayores sigan en activo en el mercado laboral.

“Ellos no lo están haciendo para divertirse, quieren jubilarse. Pero el dinero no alcanza”, afirma Tapen Sinha, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Este profesor explica que, entre los hombres, la mitad de los adultos mayores en México sigue trabajando a tiempo completo.

El reducido alcance de las pensiones en México es resultado principalmente de una sociedad con altos niveles de informalidad.

“En un ranking de la formalidad laboral en América Latina, México está en el décimo lugar de 17 países de la región”, afirma David Kaplan, especialista sénior en Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Si uno no trabaja en el sector formal no recibe y el sector formal en México no ha crecido mucho desde el 1985”, complementa Sinha, del ITAM.

En México la tasa de informalidad laboral es de 57.1 por ciento de la población con 15 años y más, según la más reciente serie del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Además, comenta Helmut Schwarzer, especialista de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo para México y Cuba, las reglas del sistema de seguridad social en el país norteamericano “no permiten y no incentivan la afiliación de una parte importante de los trabajadores”.

“Entre ellos por ejemplo las trabajadoras del hogar, cuya afiliación es voluntaria, a diferencia de la experiencia internacional”, afirma.

Kaplan, del BID, llama la atención sobre un problema que en el futuro puede agravarse. Las personas que se están jubilando actualmente todavía lo hacen bajo el esquema anterior a 1997, año en que se reformó el sistema de pensiones en México.

“Las pensiones de las generaciones que se jubilen bajo las nuevas reglas van a ser muy bajas. Hay un consenso de que el porcentaje que van a cobrar será bastante pequeño. Además, la tendencia demográfica indica que los que se jubilarán en el futuro tendrán menos hijos y por ende, menos posibilidad de que sus familiares les ayuden en caso de necesidad”, comenta Kaplan.


En México, el ahorro para un retiro adecuado está empezando a ser considerado un asunto de importancia nacional. Ofrecer soluciones conductuales escalables al ahorro voluntario no sólo complementa las soluciones estructurales significativas, también provee el impulso que la gente necesita para comenzar el camino hacia un futuro más próspero.

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013. Te brindo el mejor servicio de asesoría con una estrategia financiera personalizada, adecuada a tus necesidades para lograr tu entera satisfacción.

Pongo a tu disposición diversos planes para el retiro en donde se obtienen beneficios fiscales, ayudándote a alcanzar tus metas de ahorro para la jubilación o algún otro objetivo personal. Estos productos te ofrecen:

  • Flexibilidad: ya que se moldea a la necesidad del cliente
  • Diversidad: en los portafolios en los que el cliente puede invertir
  • Liquidez: con retiros antes del vencimiento
  • Confianza: al estar respaldado por empresas con gran trayectoria y solidez financiera
  • Beneficios fiscales: deducibilidad, diferimiento y exención

¡Te asesoro en conseguir tus metas financieras!

Puedes contactarme al (+52 1) 55 2520 2944 o escribirme al correo asesoria@adrianablanco.mx

Fuente: El País

No Comments

Post A Comment