Adriana Blanco | Conoce las cuatro “P” de las finanzas personales
1099
post-template-default,single,single-post,postid-1099,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Conoce las cuatro “P” de las finanzas personales

Para lograr una economía familiar sana y equilibrada es importante tener en cuenta que cada integrante de la familia debe conciliar las necesidades y gustos de cada uno. Hay necesidades compartidas, como los gastos de la casa, pero también hay necesidades individuales, como tomar clases de música o algún deporte. Lo ideal es que primero se cubran las necesidades colectivas, aquellas que son indispensables para el bienestar de toda la familia y posteriormente se analicen las necesidades particulares.

De esta manera, podemos identificar las cuatro ‘P’ que servirán para alcanzar una economía familiar sana y que a continuación te describo:

#1 La ‘planeación’ es la piedra angular de cualquier intento de organización, pues inicia con el cuestionamiento básico de ‘a dónde quiero ir’; es decir, fijar las metas específicas como serían la educación de los hijos, comprar una casa o salir de vacaciones.

Dentro de  ‘planeación’ lo primero que debes de hacer es contar con un ‘presupuesto’ y ‘programar’ tus ingresos y egresos. De esta manera quedará trazado el mapa guía para llegar a nuestras metas planeadas.

#2 La ‘previsión’, es importante ya que siempre habrá acontecimientos inesperados, como enfermedades, descomposturas del auto, pérdida de trabajo, entre muchas otras cosas.

Esto obliga a tener una estrategia de ‘previsión’ y formar un fondo de emergencia que dé la posibilidad de regresar a lo planeado en caso de desvíos momentáneos. Ello garantizaría retomar el camino sin provocar desastres financieros.

#3 ‘Priorizar’ conduce a situar en un orden lógico las alternativas de gasto y de ahorro; ayuda a tener puntos de referencia y saber valorar en qué destinamos los recursos y definir las inversiones con sus respectivos riesgos. Una pregunta fundamental sería ¿qué es importante para mí y mi familia? Y en función de la respuesta, tomar las decisiones convenientes.

‘Priorizar’ también tiene que ver con ponderar las resoluciones a corto y largo plazo. Nos obliga a conocer las necesidades del ahora y del mañana.

#4 La cuarta ‘P’ es la de ‘potenciar’ que viene como analogía de aumentar la fuerza de un motor. En las finanzas personales, su aplicación es para aspirar a niveles de bienestar superiores como acrecentar el patrimonio y los ingresos con los cuales uno cuenta. Por una parte, buscar las mejores opciones de inversión para que el dinero mantenga en el tiempo su poder de compra e incluso lo eleve. Este último concepto le da una orientación de abundancia.


Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro y el retiro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: El Financiero

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.