Adriana Blanco | Propósitos de Año Nuevo
propóstios, fuerza de voluntad, ahorro
2156
post-template-default,single,single-post,postid-2156,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cree en ti y escribe tus propósitos de Año Nuevo

¿Por qué la gente hace propósitos de año nuevo?
El día de Año Nuevo es el momento perfecto del año para que las personas presionen «botón de reinicio».

Algunos decidimos que el nuevo año será el bueno para perder peso, otros que harán del ahorro su prioridad, algunos más prometen que pasarán más tiempo con sus familias… y así, la lista es interminable.

«Y, ¿sabes por qué lo hacemos? Porque la mayoría de las personas queremos una segunda oportunidad para mejorar la calidad de nuestras vidas… porque el Año Nuevo ofrece una hoja en blanco, una oportunidad para hacer las cosas bien.

Cuando hacemos nuestros propósitos de Año Nuevo, estamos utilizando un concepto muy importante llamado autoeficacia, que significa que, en virtud de aspirar a una meta y seguirla, tengo un sentido de control sobre lo que está sucediendo en mi vida.

Y, ¿sabemos por qué empezamos a dejar de luchar por esos propósitos y al final no los cumplimos?

Cuando establecemos un propósito y comenzamos a cumplirlo, activamos una «neuro-hormona» muy poderosa en el cerebro llamada dopamina. La dopamina ayuda a controlar los centros de placer y recompensa del cerebro y regula las respuestas emocionales. A pesar de que los niveles de dopamina son altos, a medida que te propones trabajar sobre tu propósito de Año Nuevo y empiezas a lograrlo, eventualmente bajarán.

Si no tienes una estructura para mantenerte motivado, la voluntad empezará a desvanecerse.

Romper tu propósito puede hacer que algunas personas duden de sí mismas y, en última instancia, dejen de trabajar para alcanzar sus objetivos.

Y es que uno de los mayores obstáculos para el éxito es la autocrítica.

¿Cómo mantener vivo tu propósito de Año Nuevo?
·         Busca el apoyo de los demás. Pide a tus amigos y familiares que te animen. Hazles saber tus metas y lo que te gustaría lograr.

·         Crea un sistema de recompensa para ti mismo. Fíjate metas a corto plazo y recompénsate por cumplirlas.

·         Ten compasión de ti mismo. Nadie es perfecto. En lugar de criticarte, respira hondo y sigue intentando.

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.