Adriana Blanco | Educar a tus hijos en el hábito del ahorro
1104
post-template-default,single,single-post,postid-1104,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Educar a tus hijos en el hábito del ahorro

El hábito del ahorro, como todo, también se aprende y es tarea de los padres inculcarlo a sus hijos desde pequeños. Aprender a ahorrar es una virtud necesaria: es el mejor seguro ante imprevistos y una condición previsora que nos va a servir en muchas otras facetas de la vida.

Los niños pueden aprender a ahorrar, poco a poco y con la práctica. Aunque hay que tener en cuenta la edad del niño (no es lo mismo un niño de 4 años que a uno de 11), existen una serie de recomendaciones genéricas para enseñar a nuestros hijos el fundamento de la gestión en las finanzas personales. Estas son algunas ideas para enseñar a los niños a ahorrar:

#1 Establece una paga quincenal o semanal. De esta manera aprenderán a organizar su economía  al igual que tienen que hacerlo los padres con su salario, con el que tienen que afrontar todos los gastos del hogar.

#2 El dinero es limitado. Es conveniente que los niños se den cuenta de ello y deben saber que si eligen gastarlo en una cosa, están renunciando a emplearlo de otra forma. Así aprenderán que deben pensar bien en qué gastarlo y aprovecharlo adecuadamente.

#3 Explicarles de dónde sale el dinero. Es muy importante que desde pequeños entiendan que el dinero viene del esfuerzo que tienen que hacer los padres cada quincena para conseguirlo. No se trata de ser alarmistas, pero sí de que sean conscientes de lo que cuesta ganarlo y lo rápido que se gasta cuando no planificamos bien nuestras finanzas. Los niños tienden a pensar que el dinero es ilimitado o, simplemente, ni se paran a pensar en ello.

#4 Crear un presupuesto.  Los padres deben enseñar a sus hijos a crear un presupuesto en base a su paga mensual y revisarlo con ellos a final de mes. No es cuestión de ser muy estrictos, pero sí de transmitirles la importancia de planificar.

#5 Anotar todos los gastos. Es importante que adopten el hábito de apuntar todos los gastos ya que es la mejor manera de controlar el dinero. De esta manera verán la cantidad de gastos que realizamos a diario sin darnos cuenta.

#6 Ahorrar aporta grandes beneficios. Deben hablarles de las ventajas del ahorro y lo importante que resulta contar con un fondo para imprevistos. Pueden fijar un objetivo que les motive, por ejemplo, comprar un juguete.

#7 Enseñarles la diferencia en valor de las monedas, billetes y las tarjetas mediante juegos. También deben explicarles que, lo que se paga con tarjeta, aunque sea un trozo de plástico, sigue siendo dinero. A veces cuesta que entiendas este concepto.

#8 Para hacerles ver que conseguir dinero lleva un esfuerzo asociado, puedes hacer el siguiente juego. Cuando necesiten un dinero extra para un juguete, por ejemplo, deben explicarles que como es un gasto adicional a su paga, tendrán que ganárselo. Para ello, deberán ayudar en la casa en una serie de tareas domésticas y a cambio, se les recompensará con ese dinero. Cuidado ya que esto no puede convertirse en una costumbre: deben acostumbrarse a gastar lo que tienen, no más.

#9 Deben conocer la diferencia entre los gastos necesarios y los superfluos. Los niños son muy caprichosos y es difícil hacerles entender estos conceptos. Pueden emplear ejemplos sencillos para hacerles ver esa diferencia. Por ejemplo, explicarles que no pueden ir al colegio sin vestir –gasto necesario-, pero sí pueden ir sin llevar siempre el último modelo de tenis de marca –superfluo-.

#10 Hábitos de ocio económicos. Es muy recomendable establecer hábitos de ocio familiar que, además de divertidos, resulten muy económicos. De este modo, los niños aprenden que el consumo y disfrute no son conceptos sinónimos. Puedes disfrutar con tu hijo de planes tan sencillos como ir al parque, salir a pasear, organizar un picnic al aire libre, hacer una visita a los abuelos, leer un cuento… El niño tiende a normalizar aquello que observa en el estilo de vida familiar. Por tanto, como padres, tienen la responsabilidad de educar a través de tu propio ejemplo.


El mejor consejo, como siempre, es dar ejemplo. Los niños se enteran de todo y copian las conductas de sus padres, así que si por un lado les hablan de la importancia del ahorro, pero no son capaces de demostrarlo con su propio ahorro, será difícil que les crean.

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Ser Padres

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.