Adriana Blanco | El mejor regalo para el Día del Niño: su educación
944
post-template-default,single,single-post,postid-944,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

El mejor regalo para el Día del Niño: su educación

Este domingo 30 de abril celebramos el Día del Niño. Si aún no has decidido qué regalarle a tu hijo para celebrar este día tan especial, la adquisición de un seguro educativo puede ser una gran opción, pues le garantizas tener una mejor preparación al permitirle cursar una carrera universitaria sin contratiempos económicos.

Se estima que en México, menos del 70 por ciento de los jóvenes de entre 19 y 23 años carece de una oportunidad para acceder a la educación superior, principalmente por motivos económicos, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

¿Por qué regalar un seguro educativo?

Contratar un seguro educativo puede hacer la diferencia entre pagar la carrera universitaria de tus hijos sin sobresaltos o recurrir a medidas extremas que pongan en peligro el patrimonio familiar. Este instrumento financiero constituye además de un ahorro, una garantía para la educación de tus hijos, ya que aunque su finalidad es tener un capital que permita solventar los costos de la escuela, la institución con la que se contrate debe pagar la suma asegurada aunque ésta no sea destinada para gastos educativos.

Este programa/seguro se presenta en dos versiones de contratación: dólares norteamericanos o moneda nacional en UDIS.

¿Cuál es momento más adecuado para adquirir un seguro educativo?

Para empezar a ahorrar, la mejor ocasión es cuando tus hijos acaban de nacer, ya que así tendrás más tiempo para cumplir tu objetivo y las cantidades que destines a su seguro serán menores, permitiéndote tener una economía familiar más sólida.

Los plazos más comunes para este producto son de 15, 18 y 22 años, por lo que están destinados para cubrir estudios universitarios.

Este producto financiero también tiene el beneficio de ser un seguro de vida que en caso de fallecimiento o en caso de sufrir cualquier incidente que impidiera que el padre o lo madre volvieran a trabajar (invalidez total y permanente), otorgaría la suma asegurada en ese momento.

Su costo varía en función de la suma asegurada, que es la cantidad que se quiere ahorrar; y la edad del menor asegurado, así que entre mayor sean la suma y más años tenga el beneficiario el producto será más caro. Otros factores que influyen en el costo son la edad del contratante, su género, la salud y el plazo elegido.

El seguro educativo funciona como uno de vida con un fondo de ahorro, por lo que es importante verificar que está registrado ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) para evitar algún tipo de fraude o sorpresa desagradable.

Antes de decidir

  1. Evalúa las finanzas familiares, pues el seguro educativo representa una inversión que durará varios años, según el plan a contratar.
  2. Si cancelas la póliza por cualquier eventualidad, como falta de fondos o que el menor ya no quiera estudiar, toma en cuenta que no recibirás el total de la suma asegurada, sino únicamente el ahorro que lleves, ya sea el valor nominal de las Udis o la suma en dólares.
  3. Si no se paga la prima correspondiente, algunas aseguradoras brindan financiamiento o en su caso se descuenta de la suma asegurada que se recibirá al final del periodo contratado.
  4. Antes de firmar es importante leer detenidamente la póliza.

Un seguro educativo nos brinda tranquilidad y contribuye a proteger y construir nuestra estabilidad financiera. Se trata de un compromiso con nuestros hijos que nos ayuda prever para salvaguardar su bienestar. ¡No lo pienses más y regala un seguro educativo para el Día del Niño!

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de seguros educativos con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Expansión 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.