Adriana Blanco | ¡Evita contraer una deuda educativa!
1156
post-template-default,single,single-post,postid-1156,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¡Evita contraer una deuda educativa!

Todos contamos, en teoría, con la opción de escoger en qué tipo de universidad formar nuestra educación y en cuál carrera especializarnos.

Pero no es del todo cierto ya que cuando empezamos a buscar la mejor institución para estudiar, puede que encontremos algunos obstáculos. Por ejemplo, aunque podemos elegir entre universidad pública y universidad privada, tratar de ingresar a una pública en México que tenga buena calidad y programas atractivos que aprovechen el talento de sus estudiantes y egresados, no es tan sencillo.

La universidad pública en México tiene una alta demanda (en la UNAM entra solamente 1 de cada 10 personas) y es muy complicado aparecer en listas después de presentar el examen de admisión y, por lo pronto, no parece que la capacidad de sus aulas vaya a aumentar en proporción con los aspirantes.

Así que la educación privada se convierte en la elección más adecuada de muchos aspirantes. Aunque algunas universidades privadas cuentan con planes de financiamiento, crédito o becas, para que los padres terminen de pagar la licenciatura de sus hijos, tendrán que pasar varios años después de la graduación. Si a eso le sumamos que los salarios en México no son los más favorables para los recién egresados, la carga se vuelve entonces más pesada.

El consejo aquí es empezar lo antes posible a ahorrar para evitar contraer deudas.

A pesar de ello, muchos padres se esfuerzan en costearlo, sin embargo, hay imprevistos que pueden llegar a afectar la estabilidad económica de la familia y con esto, la posibilidad de solventar este gasto. De hecho, alrededor del 70 por ciento de los jóvenes universitarios en México no termina sus estudios en una universidad privada debido a la incapacidad económica de saldar su educación, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En este sentido, para poder garantizar esta educación, existen seguros especializados, conocidos como educativos, que son un instrumento financiero que tienen como objetivo respaldar, a través de una inversión a largo plazo, la educación superior de los hijos.


Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de seguros educativos con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

Si tienes la oportunidad de contratar un seguro de este tipo, no lo dudes, recuerda que nadie está exento a los imprevistos, pero sí podemos protegernos ante ellos. La educación es una de las mejores herencias que los padres pueden dejar a sus hijos. ¡Planéala con tiempo y evita endeudarte!

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: Castillo y Asociados 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.