Adriana Blanco | Finanzas personales en pareja para festejar San Valentín
706
post-template-default,single,single-post,postid-706,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Finanzas personales en pareja para festejar San Valentín

Hoy celebramos San Valentín, un día destinado al Amor y la Amistad, en el que expresamos nuestro afecto y estrechamos aún más los lazos con nuestra pareja.

Considerar el aspecto financiero es algo que se debe tener en cuenta a medida que la relación de una pareja se afianza, con el fin de identificar metas de ahorro conjuntas y llevar a la pareja hacia el logro de objetivos comunes.

Hoy te comparto algunos factores a considerar en el proceso de una relación de pareja, pertinentes al manejo de las finanzas personales:

#1 Al inicio de una relación nos preguntamos ¿qué se puede empezar a compartir? Cuando iniciamos una relación lo importante es que la confianza mutua también se va construyendo. Sin embargo, ambas partes deben tener cautela en relación a los asuntos personales, profesionales y financieros. Por ejemplo, no es recomendable compartir tarjetas o el PIN (NIP) personal, ni carros, ni las llaves del apartamento si apenas se están conociendo.

#2 Economía de a dos. En el momento en que la relación ya ha tomado una dirección, la complicidad se instala y llega la voluntad de compartir más que sólo momentos de diversión. Es el momento en que la pareja comienza a hablar del futuro. Cómo es natural, deben plantearse preguntas como: ¿cuáles son los sueños y objetivos de cada uno? O bien ¿cómo pueden encarar el tema del dinero y el ahorro?

#3 Momento de planear. Llegados al tercer nivel de la relación, es el momento de establecer metas comunes. Las metas sirven como factor de motivación para que las personas avancemos en una planificación de corto, mediano o largo plazo. Aquí es donde juega un papel bien importante la elaboración de un presupuesto para facilitar la planificación de gastos en conjunto y poder alcanzar objetivos financieros comunes de una manera más eficiente.

#4 El gran paso: casarse o convivir juntos. Con este paso en mente, es importante dialogar sobre ingresos, prioridades de consumo, revisar hábitos, compartir sueños y decisiones, al igual que pensar en invertir en proyectos de superación profesional para ambos.

#5 Una vez casados. Es hora entonces de pensar en un nuevo presupuesto. La pareja puede dejar de lado la planilla de control, utilizada mientras estaban solteros. Este es el momento para actualizar y combinar presupuestos reflexionando sobre su nueva situación de vida en común. Algunas preguntas a plantearse pueden ser: ¿todo junto o separado?, ¿quién gana más, gasta más? ¿ plan personal de retiro, inversiones?

#6 Una carrera a largo plazo. En esta y en todas las fases, hay que poner atención a la fidelidad financiera. Una vida entre dos puede ser muy buena para las finanzas personales. Esto acontece cuando la pareja consigue establecer una relación de confianza y acompañamiento en cuanto al dinero se refiere.


Para ampliar y explorar otros aspectos que hacen parte de la construcción sana de una relación, Adriana Blanco Finanzas Personales asesora a parejas con una adecuada planeación financiera para que logren sus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

Y recuerda que puedes celebrar este San Valentín con otra perspectiva: además de pensar en obsequiar flores y/o chocolates, pueden proponerse como pareja, dar un paso que les dé un norte financiero en beneficio de ambos.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: JC Magazine

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.