Adriana Blanco | Me gusta ser fit
2089
post-template-default,single,single-post,postid-2089,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Me gusta ser fit

Descubrí que me gusta ser fit. Desde niña mi mamá me inculcó a hacer ejercicio y muchos años fue así, hasta ahí todo iba bien, pero al crecer, gracias a las distracciones de la adolescencia y las fiestas era inconstante y después de varias recaídas, convertí al ejercicio en un hábito más.
Ahora, cuando salgo de viaje siempre encuentro un espacio para hacer ejercicio. Ese es ahora mi estilo de vida, y aunque a veces me dan ganas de mejor irme a asolear o a pasear, he aprendido a encontrar al menos una hora para ir a hacer ejercicio. He aprendido que la constancia es noble y suele premiarte por tus esfuerzos. Y tener salud es lo más preciado en la vida.
¡Así que apapacha a tu cuerpo, tu vida… y apapáchate tú!
La salud es integral y si cuidas cada una de las áreas de tu vida estarás rodead@ de cosas positivas: si cuidas tu alimentación y haces ejercicio tendrás salud física, si te educas emocionalmente tendrás salud emocional, y si te educas financieramente tendrás salud financiera. Todo está en que tú quieras estar pleno.
Así que cuando te vayas de viaje no te olvides de ti. Tomar unos días de descanso no es para excederse ni para echar flojera en todo. Tus hábitos deben seguir como siempre:
Debes cuidar tu alimentación
Debes cuidar tu cuerpo
Debes cuidar tu bolsillo
Y debes cuidar tu espíritu. Disfrutar lo que fuiste a hacer.
Si en el camino de tu viaje se te olvida que tenías hábitos, entonces presiónate para recordarlos, después de todo, tú mismo fue quien se ha planteado olvidarlos. Cuando eso pase presiona más, justo cuando la emoción por las vacaciones aparece y la emoción de tener una vida fit se desvanece… ahí presiona. Recuerda la meta que tienes, domina tu mente y cúmplete.
Si las vacaciones hacen todo por arruinar tu voluntad entonces rodéate de opciones positivas: sal a caminar, busca alimentos saludables, no bebas refrescos y… está bien, puedes salir por unas copas… poquitas.

Mantente hidratado. Tu cerebro a veces puede confundir la sed con el hambre. Un gran vaso de agua antes de una comida puede ayudar a disminuir la cantidad de alimentos que consumes.
Y haz ejercicio en las mañanas para que no te distraigas más tarde con tanta cosa qué hacer en las vacaciones. Si no quieres ir al gimnasio, vete a caminar por la playa o por los callejones por al menos una hora. Lo importante es que te demuestres que tu voluntad está por encima del autosabotaje. Y es que esto es solo por ti.
Ya sé que las vacaciones pueden ser una verdadera mina terrestre en términos de interrumpir tus mejores intenciones de hacer ejercicio y controlar tu peso, pero no te dejes sobornar. La salud integral es tu pasaporte al éxito y la abundancia.

Tags:
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.