Adriana Blanco | ¿Puedo mantener mi seguro de vida ante una crisis?
908
post-template-default,single,single-post,postid-908,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Puedo mantener mi seguro de vida ante una crisis?

Un temor que disuade a las personas de adquirir un seguro es la posibilidad de no poder seguir pagando la póliza en algún momento y perder lo aportado; sin embargo, hay opciones para recuperar estos recursos y seguir asegurado.

El objetivo es que no abandonen sus proyectos de vida. Por ejemplo si una persona pierde su trabajo o tiene un hijo, y se le suman gastos extraordinarios, etc. puede que se le complique el poder seguir pagando sus pólizas.

Existen tres opciones:

#1 Rescatar las primas pagadas. Se puede hacer a partir de que una persona tiene tres años con el seguro y con ello recupera un porcentaje de lo pagado.

Si lo cancela antes de los tres años, no recibe nada, pero si lo hace después de tres años, puede recuperar parte de la prima pagada. Al tercer año se puede recuperar hasta el 35 por ciento de lo pagado y el 100 por ciento se recupera entre el año décimo y décimo segundo de la contratación.

#2 Seguro saldado. Es aquel en el que si una persona ya no puede seguir pagando el producto que contrató, con el dinero acumulado de las primas se salda la póliza pero se reduce el monto asegurado. Es decir que si el producto era de un millón de pesos, obtendría menos dinero al final del plazo con el que adquirió el seguro.

#3 Seguro prorrogado. A cambio de que el cliente no se lleve el dinero, se le respeta el seguro contratado, pero se reduce el periodo y se le otorga el monto equivalente. Es decir que si el seguro se contrató por 20 años, quedará vigente por menos tiempo, dependiendo de la prima que se haya pagado.

Las personas desconocen las opciones que tienen para mantener sus pólizas vigentes y optan por cancelar sus contratos.

Datos interesantes
  • A nivel mundial el índice de conservación de las pólizas de vida, es de 93 por ciento, es decir menos del 10 por ciento pierde el seguro que contrató.
  • Las personas también pueden pedir que se les reestructure el seguro, por ejemplo pagar una prima menor por una suma asegurada inferior.
  • Los seguros sólo se pueden ajustar a la baja. Después de esto ya no pueden reestructurarse al alza, para ello se recomienda contratar otra póliza.

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013.

Te asesoro con una adecuada planeación financiera para que logres tus metas siempre con la mejor protección. Mis servicios, consisten en una asesoría comparativa de planes para el ahorro con diferentes empresas; ajustándonos al perfil, necesidades y prioridades de los clientes.

¡Escríbeme en asesoria@adrianablanco.mx y con mucho gusto te atenderé!

Fuente: El Financiero

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.