Adriana Blanco | Ser millennial y sin un plan de retiro no es una buena opción
1119
post-template-default,single,single-post,postid-1119,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Ser millennial y sin un plan de retiro no es una buena opción

La generación millennial difícilmente podrá acceder a una pensión digna cuando tenga edad para retirarse. Un mercado laboral que no permite generar antigüedad y un sistema de pensiones desigual, son algunos de los elementos que les impedirán cotizar el número suficiente de semanas para garantizar una pensión mínima.

Ser millennial, mexicano y no tener una cultura del ahorro son una mala combinación.

Los integrantes de esta generación, que oscilan entre los 20 a 35 años, sufrirán al momento de querer tener una pensión en su vejez. Cualquier persona que haya comenzado a cotizar en el IMSS después de 1997 se jubilará sólo con los recursos que haya acumulado en una Afore. Actualmente, los trabajadores jóvenes pagan las pensiones de los que ahora se están jubilando, pero nadie pagará la suya porque la ley cambió en 1997. Si empezaron a cotizar en el IMSS después de esa fecha, el nuevo esquema de retiro solamente contempla darles lo que hayan juntado en su Afore, en el caso de que estén cotizando y no estén por honorarios.

La condena para los millennials obviamente, se agudiza al momento de analizar que les tocará pagar las pensiones de sus padres, abuelos y jubilados que trabajaron en compañías estatales como Pemex o que, incluso, ya no existen, como Luz y Fuerza.

“La generación millennial sufrirá al momento de querer acceder a una pensión cuando tenga 60 años. No solo deberá pagar las pensiones de sus antecesores, también las de jubilados a los que ni siquiera conocerá. Es muy injusto para estos jóvenes”, reconoce Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Las cifras no mienten

El pago de pensiones representa el 15.5 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) en 2017 y 3.7 del Producto Interno Bruto (PIB), con tendencia a incrementarse en los próximos años, “lo que generará presiones sobre el presupuesto restante”, explica en entrevista el investigador.

Villarreal asegura que la principal desigualdad del sistema de pensiones en México es que 40 por ciento de la población contribuye para pagar las pensiones del 15 por ciento.

El director de CIEP, doctor en microeconomía aplicada, expone que el sistema de pensiones en México enfrenta tres principales retos:

1. El gasto de las pensiones se financia con gasto corriente

2. Los millennials podrían no cotizar el número suficiente de semanas para garantizar una pensión mínima, debido a un mercado laboral más flexible y menos seguro, y si logran el número de semanas, recibirán muy poco.

3. Los jóvenes que nunca entraron a un sistema de cuentas individuales no tendrán amigos o familiares en los cuales apoyarse.

“Es una bomba de tiempo para los millennials. Quizá ahorita no vemos reflejados los efectos negativos que tendrán, pero en unas décadas sí y será muy duro”, lamentó Villarreal, al reconocer que esta generación deberá pagar por cosas que no deben.

La fantasía millennial

En la actualidad, el mercado laboral reúne a tres generaciones: baby boomers, generación X y millennials. La generación del Milenio se ha convertido en una pieza clave para la economía. Se estima que en la próxima década, esta población conformará el 75 por ciento de la fuerza laboral mundial.

Tan sólo en México, esta generación representa casi 30 millones de habitantes, una cuarta parte de la población total del país, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Las empresas se han adaptado a estos integrantes al ofrecer políticas de salario emocional y esquemas flexibles de trabajo. Sin embargo, se han olvidado de lo más importante: ofrecer mecanismos que les permitan asegurar una pensión digna cuando se retiren del mercado laboral.

Pagar por pensiones de otras generaciones

Los millennials están pagando las pensiones de sus abuelos y padres.

Jonathan Gardner, un economista experimentado (y miembro de la generación X) de Willis Towers Watson, compañía de seguros y de asesoramiento en pensiones más importantes del mundo, afirma que los jubilados están absorbiendo tanto dinero que no quedan fondos para subir los salarios. “Por varios motivos, en el pasado no se ha ingresado lo suficiente, lo que da lugar a déficits que la empresa tiene que pagar”, explica.

En el caso de México, los jubilados de la extinta Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC), que fue liquidada en 2009, recibirán pensiones promedio de 970,944 pesos al año. Es decir, 80 mil 912 pesos mensuales, mientras que los pensionados del IMSS recibirán una pensión promedio de 85,600 pesos anuales, 7,133 pesos al mes. Mientras que los beneficiarios del programa Pensiones para Adultos Mayores (PAM) es de 7,200 pesos al año en promedio.

Por otra parte, las pensiones promedio de trabajadores jubilados de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) son de 500 mil pesos al año.

El gobierno federal entregó en septiembre de 2016 la iniciativa de Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, en la que se propone un gasto en pago de pensiones de 720,128 millones de pesos, 14 por ciento más que en 2016.

Entonces, ¿qué ocurrirá en unas décadas cuando los miembros de esta generación envejezcan y no cuenten con suficientes recursos para mantener un nivel de vida sin necesidad de trabajar?

La respuesta a esta pregunta, al menos por ahora, es una: “Los millennials deben comprender que su jubilación no será igual a la de sus padres, por ello, es importante que desde hoy comiencen a ser conscientes de su futuro. Solo de ellos dependerá si tendrán una vejez digna o no”.


Prevenir y planear durante la juventud y etapa adulta, nos genera balance físico, mental, emocional, social y espiritual. Asimismo, la estabilidad financiera es fundamental y se puede lograr a través del ahorro formal y del apoyo de instrumentos como los seguros.

Una de las formas para alcanzar la tasa de reemplazo recomendada por la OCDE, que es del 70 por ciento, es a través del ahorro voluntario haciendo el esfuerzo de contratar algún seguro de pensiones o uno con un componente de ahorro a largo plazo.

Soy Adriana Blanco, Agente Patrimonial certificada por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde marzo del 2013. Te brindo el mejor servicio de asesoría con una estrategia financiera personalizada, adecuada a tus necesidades para lograr tu entera satisfacción.

Pongo a tu disposición diversos planes para el retiro en donde se obtienen beneficios fiscales, ayudándote a alcanzar tus metas de ahorro para la jubilación o algún otro objetivo personal. Estos productos te ofrecen:

  • Flexibilidad: ya que se moldea a la necesidad del cliente
  • Diversidad: en los portafolios en los que el cliente puede invertir
  • Liquidez: con retiros antes del vencimiento
  • Confianza: al estar respaldado por empresas con gran trayectoria y solidez financiera
  • Beneficios fiscales: deducibilidad, diferimiento y exención

¡Te asesoro en conseguir tus metas financieras! Puedes contactarme al (+52 1) 55 2520 2944 o escribirme al correo asesoria@adrianablanco.mx

Fuente: Alto Nivel

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.