Adriana Blanco | Tu actitud vale más que tus ganas
2112
post-template-default,single,single-post,postid-2112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Tu actitud vale más que tus ganas

 

-Encontrado por ahí

Tu actitud te puede levantar y abrir puertas o puede cerrarlas y “matarte”. Porque la actitud determina nuestro enfoque de la vida. Hay personas que han construido la cárcel del descontento con sus propias manos.

Actitud quiere decir: manera de reaccionar. Actitud quiere decir qué postura y qué reacción voy a tener frente a las distintas cosas de la vida.
Tenemos actitudes frente al trabajo, frente a la gente, frente a los problemas, frente a lo bueno y frente a lo malo.

El famosos multimillonario Rockefeller dijo una vez: “Yo pagaré a un hombre más por su actitud y capacidad de llevarse bien con los demás, que por cualquier otra habilidad que pueda tener”.
Porque la vida es 90 % de situaciones y 10% de actitudes.

Cuando te acercas a la gente, ellos van a percibir si tienes una actitud de bendición o no. Además, cuando venga alguien a lastimarte, a maldecirte o maltratarte, no te va a afectar porque tienes actitud de bendición.
La actitud te va a llevar a lo largo de toda la vida a tu bendición o a tu perdición, si no tienes actitud de bendición todo lo que construyas se va a caer. Ojalá que mañana tengas una bendición mayor que hoy, que tengas un impacto en el mundo más grande que el que hayas tenido hoy, eso significa que si enseñas, todavía no enseñaste tu mejor lección. Si construyes, todavía no construiste tu mejor edificio. Si te dedicas a los negocios todavía no firmaste tu mejor contrato. Si dibujas, no has hecho tu mejor dibujo. Si cantas, todavía no has cantado tu mejor canción.

Es hora de que tu esperanza crezca, de que tu visión se expanda, de que te prepares para para las cosas nuevas que hay en el horizonte. No has vivido aún los mejores días de tu vida, están delante de ti.

Tienes todo lo que necesitas para cumplir tu destino. Comienza a utilizarlo, haz que salgan a la luz los sueños y deseos que tienes.

¡Y es que hay tanta gente que se conforma con tan poco!

Lo que haya pasado en tu vida, no reduce tu potencial. A veces permitimos que las experiencias del pasado nos impidan avanzar. Hay personas con falta de confianza y autoestima que podrían tener todo y no tienen nada porque siempre están repitiéndose pensamientos negativos con respecto a sí mismos.

¿Quién dijo que eres demasiado pequeño? ¿Quién dijo que no eres inteligente? ¿Quién dijo que no tienes el talento que hace falta para lograrlo? ¿Quién te dijo que tu matrimonio no duraría? ¿Quién te dijo que había algo malo en ti? Dios, o en quien quiera que creas, no habría puesto ese sueño en tu corazón si no te hubiese dado todo lo que te hace falta para lograrlo.
La clave esta en quitar la mirada de nuestros problemas y ponerla en la esperanza. Tienes que tener una actitud positiva, una actitud de esperanza.

Levántate cada mañana esperando que sucedan cosas buenas. No dejes que los obstáculos te aplasten. Si llegaste a un callejón sin salida, no es tiempo de renunciar.

Explora una ruta diferente y sigue adelante esforzándote, avanzando. A veces de nuestro más grande rechazo surge nuestro camino más importante. Cuando llegues a una puerta cerrada piensa que si sigues adelante encontrarás otra puerta abierta.

La diferencia entre un obstáculo y una oportunidad es nuestra actitud. Toda oportunidad tiene una dificultad. Y toda dificultad tiene una oportunidad.

Así que nos vemos en la cima.

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.