Adriana Blanco | ¡Vive una Navidad llena de abundancia!
1713
post-template-default,single,single-post,postid-1713,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¡Vive una Navidad llena de abundancia!

Estamos a pocos días de Navidad, una fiesta que celebramos en muchos países católicos y en los que veneramos el nacimiento de Jesucristo.

¿Qué quiso decir Jesús cuando nos prometió una vida abundante? 

Jesús dijo,

«El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

«Abundante» en griego es perisson, significando «excesivamente, altamente, más allá de la medida, más, superfluo, una cantidad tan abundante como para ser considerablemente más de lo que uno esperaría o anticiparía». Jesús viene para que las personas podamos tener vida en Él que es significativa, útil, alegre y eterna.

¿Qué es la vida abundante? En primer lugar, la abundancia es abundancia espiritual, no material. En segundo lugar, vivir en abundancia es tener una vida completa, donde se alcanza plenitud y libertad en todas las áreas de nuestra vida: salud, familia, amor, espíritu y finanzas.

Debemos saber que cuando vivimos en un estado de pobreza, solo atrae más carencia. Esto es por la culpa, los juicios, el miedo, la envidia, el rencor, la ansiedad… Estas son energías muy bajas atraídas por la sensación de falta, lo que provoca que visualicemos un futuro incierto, oscuro y lleno de dudas, de necesidades sin resolver, aumentando esa sensación de carencia y extendiéndola a largo plazo; consecuentemente dejamos de vivir el presente con plenitud.

Vivir con abundancia significa vivir y disfrutar el presente, con todo lo que sí tenemos, empezando por la abundancia de pensamientos y emociones positivas como el amor y la gratitud. La abundancia implica desapego a lo material, tal y como hizo Jesús, entendiendo que todo lo material es energía momentánea.

Quien vive con abundancia entiende que todos los satisfactores emocionales o materiales que tiene son exactamente los que necesita, y que en todo momento vendrán los que requiera. Ni más ni menos.

Vivamos en abundancia no solamente en Navidad, época del año en la que muchas personas actúan de manera diferente. Aprendamos a vivir siempre en abundancia, que es cómo Jesús querría que viviéramos.

Esta navidad basta agradecer la abundancia de todo lo vivido, todo lo sentido, todo lo aprendido, abiertos y agradecidos, decididos a dejar fluir todo lo que llega y todo lo que se va.

¡Les deseo una Feliz Navidad llena de abundancia y éxitos!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.